Aceites Naturales

Los aceites vegetales puros constituyen un complemento o alternativa ideal para tu ritual de belleza, hoy en día podemos encontrar una amplia variedad donde escoger según nuestras necesidades ya que existen aceites para cada tipo de piel. Cuidar nuestra piel con su ayuda puede resultar igual o más eficaz y además resulta más económico.

Para poder aprovechar todas las propiedades que nos ofrecen, es necesario que sean puros,  por lo que han debido extraerse al 100% de la planta y por presión fría, lo que significa que no se ha aplicado calor en el proceso de extracción, lo ideal es que se encuentren en frascos oscuros ya que así conservan mejor sus propiedades.

Aceite de Almendras Dulces: se trata de un aceite muy nutritivo por lo que es utilizado a la hora de realizar masajes, además de que combina muy bien con otros aceites esenciales y sus propiedades son muy hidratantes, es fuente natural de vitaminas y minerales para nuestra piel, está indicado especialmente para tratar dermatitis, piel agrietada por la sequedad o con quemaduras, gracias a su efecto desinflamatorio calma las irritaciones cutáneas. Sobre el cabello seco o quebradizo consigue una gran suavidad y brillo, se recomienda aplicarlo y mantenerlo durante al menos una hora antes de lavarlo.

Aceite de Coco: Tiene muy buenas propiedades tonificantes y también protege y suaviza tanto la piel como el cabello (por lo que se suele utilizar como mascarilla capilar), sin embargo no es recomendable para pieles o cabellos grasos. Utilizado en jabones o cremas es un gran humectante, actúa sobre la piel como una capa protectora ayudando a retener la humedad. También es un excelente aceite de masaje, y se puede consumir en frío.

Aceite de Argán: el mejor antioxidante para la piel, es uno de los aceites más cotizados y mejor valorados ya que sobre todo es excelente para pieles maduras. Es muy antioxidante, lo que significa que es capaz de combatir los radicales libres para retardar la oxidación y degeneración de los tejidos. Su propiedad antioxidante se la otorga la vitamina E, el argán tienen 50 veces más vitamina E que el aceite de oliva, que es un gran antioxidante también. Es uno de los favoritos para ser usado tanto en el cabello al que aporta fuerza y brillo como en las uñas, y en cualquier parte del cuerpo.

Aceite de Rosa Mosqueta: El aceite puro de rosa de mosqueta es uno de los mejores cosméticos naturales, y además uno de los más utilizados. Rico en ácidos grasos esenciales que son muy nutritivos y confieren un poder de regeneración de los tejidos  de la piel y el crecimiento celular, por lo que es muy útil frente a manchas, cicatrices o estrías, aplicado sobre el rostro ayuda en la lucha contra el envejecimiento cutáneo. El único caso en el que no se recomienda es para pieles grasas o acné.

 

Aceite de Caléndula: La caléndula es una planta extraordinaria y su aceite es de los más utilizados en la cosmética especializada en pieles infantiles, delicadas o con problemas.

Se utiliza para tratar de todo tipo de dermatitis, eccemas, psoriasis, quemaduras, irritaciones alérgicas, picaduras y varices o venitas rotas.

También da muy buenos resultados para el tratamiento de las manchas en la piel producidas por el sol o edad. Además es importante no exponerse al sol una vez aplicado este aceite.

Aceite de Jojoba: El aceite de jojoba  en realidad es una cera líquida que contiene un porcentaje de ceramidas del 96%, que son un tipo de lípidos que se encuentran también en nuestro organismo e imprescindibles para la salud de la piel, ya que mantienen las células unidas, consiguiendo la elasticidad de los tejidos, al igual que sirven de “barrera” para mantener la hidratación. Además es extraordinario para curar o tratar problemas de acné, exceso de grasa o brillos, ya que las ceramidas, “engañan” a nuestro organismo haciéndolo creer que no necesita segregar más sebo y restaurando el equilibrio, sin descuidar la elasticidad y la hidratación. Además, la jojoba contiene vitamina E por lo que protege de los radicales libres.

Manteca de Karité: para piel seca o irritada. La peculiaridad de este aceite es que es sólido a temperatura ambiente, por eso denomina manteca y no aceite, pero se funde con el calor corporal. Destaca por su intenso y duradero poder hidratante sobre el rostro y el cuerpo, mejora la elasticidad de la piel por sus propiedades nutritivas y su alto contenido en vitamina F, componente vital de las membranas celulares. Muy útil para los labios, también se puede utilizar como mascarilla capilar.

A %d blogueros les gusta esto: